A Quique Flores le esperaba otra pesadilla en casa después del derbi

El planteamiento de Quique Sánchez Flores para el partido con el Barcelona se desmoronó con la lesión de Diego López ya que sin duda era uno de los jugadores en los que más confiaba y tuvo que agotar un cambio para sustituirlo. Al final se fue con un doloroso 4-1 sin poder frenar a un Messi que estaba de dulce y que dio alas a sus compañeros.

Quique Flores/Agencias

El técnico se fue a casa masticando la derrota donde le esperaba su hijo que para colmo es un gran seguidor del argentino así que evidentemente no podía estar más contento. Como él reconoció le pide camisetas constantemente y su admiración por Messi no tiene límites, no sorprende tampoco que Quique dijese que es el único jugador del mundo capaz de hacer un hat-trick cuando se lo proponga, algo que seguramente también le dijo cuando se acercó a hablar con él,o quizá era para pedir otra camiseta.

obligaciones Laporta