Ragnarok revienta reglas de Netflix antes de estreno (dará de qué hablar)

Parece ser que la mitología está de moda, tanto que hasta Netflix ha querido crear una serie

Parece ser que Netflix está aprovechando que está en uno de los momentos más buenos de su historia, y es que cada día se estrenan series nuevas, aunque tenemos que reconocer que hay unas más esperadas que otras. Ragnarok se ha convertido en una de esas series esperadas por todos.

Desde el momento en que se anunció que se iba a crear esta serie, se ha creado gran revuelo en la red, ya que es la primera serie basada en la mitología que estrena la plataforma digital. Al ser una serie mitológica, no pienses que es una serie antigua basado en dioses griegos, es una serie que promete unir la modernidad con la mitología convirtiéndose en una serie muy actual.

Ragnarok

Odda es una ciudad de Noruega en la que vivirán los protagonistas Magne y su hermano Fjor, dos hermanos que son auténticos polos opuestos. Fjor es pequeño, aventajado en clase y hablador. Magne, por contra, es grande y más bien torpe y con un secreto tras de sí que le dará facultades extraordinarias. Una serie basada en unos adolescentes no le habrá muchos poderes divinos, y amores mortales.

Ragnarok

La serie mezcla la realidad con la mitología pero de una forma diferente a todas las que habíamos visto antes, veremos la mitología reflejada en el cambio climático que sufre el planeta y en la destrucción de la tierra de la mano del hombre.

Ragnarok

Esa serie se convierte en un drama juvenil y  adolescente mezclado con la cultura mitológica, si quieres saber cómo queda esta mezcla, ya puedes ver la serie en Netflix, pero tiene pinta que va a ser una de esas series que no podemos dejar de ver.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Salario y patrimonio de Sergio Ramos en el Real Madrid 2020
¡Escándalo en First Dates! Eva presa de los celos con cita de Cecilia y Alejandro
Servir y proteger: Miguel desconfía del plan de Fernando Quintero