Rajada monumental de JIM tras enésimo tropiezo del Real Zaragoza

Lo del club blanquillo empieza a oler a crisis deportiva

El Real Zaragoza bajo las ordenes de JIM, no pierde pero tampoco gana, y este lunes encajó su octavo empate consecutivo, la rajada la llevó en gran parte el míster por el planteamiento del partido. El compromiso entre el conjunto maño y el Girona FC, se desarrolló de manera muy cerrada y hubo muy pocas opciones de gol.

Fue hasta el minuto 71 donde el encuentro cambió su rumbo gracias a Valentín Vada. El cuadro blanquillo dejó de atacar y se refugió en la parte de atrás, esperando conseguir tres puntos valiosos con un corto marcador. Sin embargo, en el 87 y cuando JIM creía tener el partido en el bolsillo, Christian Stuani puso el balón en las redes para sentenciar el empate.

rajada JIM
JIM se mostró autocrítico, pero también rajó a su once titular.

La rajada de JIM a sus jugadores y la autocrítica luego del partido del Zaragoza y Girona

En la rueda de prensa posterior al encuentro, el míster alicantino se vio bastante molesto y a la vez triste por el marcador adverso. Desde el 9 de septiembre de este año, el cuadro blanquillo no conoce la victoria, y al día de hoy ha encajado 8 empates. El equipo que dirige JIM se ubica en la posición 18 con apenas 12 unidades de 36 posibles.

Lo más llamativo de su discurso fue “No veo una revolución en el once inicial” y luego remató con “estaba convencido de que harían buen partido”. Posterior a ello, señaló que uno de los errores más graves es no haber ganado en su propio escenario. “El principal lastre del equipo es no ganar en La Romareda”.

En su rajada, JIM señala que empatar por fuera de casa es bueno, siempre y cuando se consigan las victorias en casa

Aunque para muchos, empatar en condición de visitante es bueno, lo es mucho más cuando se consiguen victorias en casa, así lo piensa JIM. “Estos empates son buenos con tres puntos en casa”. El entrenador alicantino sabe que al ritmo que van, no van a lograr absolutamente nada, y pueden acercarse a la fatídica zona del descenso.

Por último, valoró el trabajo del rival, “han ido a presionar muy alto, jugando al hombre”. Y luego volvió a la autocrítica, “ha faltado parar el partido, el otro fútbol”. El Zaragoza tendrá otro examen este domingo, cuando enfrenten al Mirandés en la Romareda. El míster espera volver al triunfo luego de más de un mes y medio.

Bojan Girona