Razones para creer en los canteranos del Real Madrid, por @marietamen

Real Madrid y cantera. Cantera y Real Madrid. Una relación que se remonta a hace ya demasiados años y que termina por condenar a los jóvenes del equipo blanco. No se recuerda la temporada en la que tantos canteranos formaban parte del primer equipo. A los ya consagrados Casillas y Arbeloa, se han unido este año Morata, Jesé, Carvajal, Nacho y la presencia intermitente de José Rodríguez. Chavales que no han contado con apenas minutos en la competición liguera pero que gozaron de su primera gran oportunidad el pasado miércoles en la Copa del Rey ante el Olímpic de Xàtiva. Esa noche, en la que los Cristiano Ronaldo, Bale y Xabi Alonso no estaban, ellos eran los protagonistas. Sí, es cierto que compartieron primer plano con Casillas, Ramos o Di María, pero ese día todas las miradas estaban puestas en ellos. De ese partido dependería su consagración en la plantilla y ganarse, o no, el respeto y cariño de la afición blanca.

Una vez concluido el encuentro, la impresión general  fue que los canteranos no habían sabido aprovechar su oportunidad. Que sin las grandes estrellas blancas la eliminatoria va a ser una secuencia de lo más complicada. Pero no nos olvidemos que la temporada pasada Nacho terminó siendo titular con Mourinho, Jesé fue máximo goleador de la Liga Adelante, Carvajal fue elegido por ‘Bild’ en el once ideal de la Bundesliga y Morata se hizo con la Bota de Oro de la Eurocopa sub-21 de Israel. Unos datos que en otros equipos impresionarían. También para Carlo Ancelotti, que decidió contar con ellos en su proyecto futbolístico. Sin embargo, esa confianza en los canteranos se ha ido desinflando con los días, hasta el punto de quedar, alguno de ellos, fuera de las convocatorias. Morata pasó de poner entre las cuerdas a Benzema, además de ser el ojito derecho de la afición blanca, a quedar relegado al banquillo; Jesé no fue convocado solo un partido después de haber anotado un gol ante el Barcelona; Carvajal es más asiduo al banquillo que sobre el campo; y la presencia de Nacho en el once depende más de las bajas en defensa que de la confianza de Carlo. Situaciones no muy acogedoras para unos jugadores que cuentan con un amor especial por el escudo madridista.

Que se esperara bastante más en el último partido no quita para que se deje de confiar en ellos. ¿Qué hubiera sido del Real Madrid si Valdano no hubiera seguido confiando en aquel chaval de 17 años llamado Raúl González Blanco? ¿O si aquella lesión de César en la final de la Liga de Campeones de 2002 frente al Bayer Leverkusen hubiese impedido el recital de paradas de Íker Casillas y la confianza desde entonces de Del Bosque en el guardameta de Móstoles? La calidad de los jugadores no se puede medir por un partido, ni tan siquiera por dos. De hecho, haciendo un balance, los encuentros buenos que nos han ofrecido estos jóvenes son mayor en número que los que no han rendido como se esperaba.

Ahora lo principal para el encuentro de vuelta es que el Santiago Bernabéu coree y aplauda uno a uno a todos los jugadores que esa noche salten al césped. Porque el verdadero hincha no entiende de preferencias ni de desembolsos económicos. El verdadero hincha quiere por igual a papá y a mamá.

@marietamen

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Piden a Pasapalabra fichajes galácticos para expulsar a Pablo
El FC Barcelona aprieta a Jordi Alba con el mejor lateral de Europa
Hamilton noquea Renault F1 para desestabilizar a Fernando Alonso