Real Madrid – Osasuna, así lo vivimos