El conjunto blanco utiliza al atacante inglés para otros beneficios

En las últimas semanas se ha hablado mucho del interés del Real Madrid en uno de los más influyentes jugadores del Manchester City, Raheem Sterling. El extremo o delantero liberado en el centro está muy cerca del objetivo real que tienen los de Zidane. Le prefieren sobre el resto por su velocidad, olfato goleador y juventud, además del valor de mercado asumible a toda costa.

Tras la partida ya famosa de Cristiano Ronaldo del equipo, la falta de gol se ha convertido en el problema más frecuente. Benzema ha sido el único con la personalidad de asumir el rol, pero es evidente que necesita socios de calidad y peso ofensivo. Hazard no se ha adaptado, y Rodrygo apenas viene surgiendo; lo de Sterling se asoma muy conveniente.

Sterling Real Madrid

En lo que va de temporada ha anotado 13 goles en todas las competencias, además lleva un total de 5 asistencias. Si se tiene en cuenta la cantidad de juegos, 15, está muy claro que estamos ante un jugador de una envergadura importante, que ha sabido explotar sus virtudes gracias a la llegada de Guardiola al equipo. Pero claro, no será sencillo, los dueños del cuadro inglés se han blindado, y le han blindado al jugador.

Es una cortina de humo

No es una casualidad, bajar el valor final de la contratación está merodeando la mente de Florentino y su gabinete. Bale es el elegido, ya estuvo a punto de irse al fútbol de China y Europa parece una mejor opción. Aparte de los 80 millones, le pondrían como ficha de cambio, así en el City todavía no le vean convincente a la operación propuesta.

Mbappé Real Madrid

Bale pasa de los 30 añosy su historial de lesiones y malas actuaciones al interno no le gusta a nadie. Ya estuvo cerca de marcharse y estas últimas semanas ha dejado una nueva muestra de reto hacía sus jefes con la famosa pancarta. Entre tanto a Sterling le vapulea el hecho de ser uno de los mejores pagos, con su última extensión de contrato que va hasta junio de 2023, y 400.000 libras devengadas por semana.

El Real Madrid es consciente de que el City no va a dejar salir a su jugador, pero realmente les da igual. El interés por Sterling no es más que una cortina de humo para apretar a Kilyan Mbappé. El francés sigue siendo el objetivo número uno para reforzar su ataque y el delantero inglés solo un objetivo en el hipotético caso de que el francés jurara lealtad al PSG.