Poco y nada ha importado la opinión del entrenador merengue en el caso especial de un delantero top a gusto del presidente

Si se habla del Real Madrid noticias llegan desde todo lado. Y hay una que asalta terriblemente la tranquilidad de un sector de la afición, el caso Neymar. Algunas fuentes, directas al interno del club han dejado en evidencia la real posición que ha echado para abajo el fichaje del brasileño al cuadro merengue.

Dichas versiones involucran tajantemente a Zinedine Zidane. Al parecer, y este es un tema que se ha tomado con pinzas, el estratega galo se habría reunido con Florentino Pérez buscando perfilar el tema de los fichajes. Neymar fue parte de la conversación y de allí ha salido la negativa que al final se ha concretado.

Zinedine Zidane

Las razones por más que vienen a lugar, están decantadas por otros temas de real preocupación. Zidane ha dicho que Neymar es un jugador vago, y que eso no se lo podría permitir en un equipo suyo. Entre otras cosas, basa todo su potencial en el talento que tiene, y en equipos de alta competencia, el compromiso juega un papel importante en la agenda diaria.

Florentino toma nota y saca sus propias conclusiones

Y eso no fue todo, está claro que el tema sigue. Zidane ha afirmado que lo mejor es dejar de centrar su interés en un jugador como Neymar, el verdadero objetivo debería ser al 2020 Mbappé, un jugador más joven y mucho más cotizado que el mismo brasileño. Atento a ello Florentino ha sido receptivo, más allá que todos conocen su pensamiento.

No esconde que es un buen consejo, pero cerrar la puerta a Neymar no va con Flo. Le quiere, y lo intentará, así sea una de las cosas que le lastren en su puesto. Poco ha tenido que dejarse influenciar en todos estos años al mando, y cuando ha tenido que sacar las garras, lo ha hecho. Aunque Mbappé esté en la agenda, no hay poder humano que le cierre su mente en este campo.

Florentino Pérez

Pero claro, son solo especulaciones, y el libro en el que se han basado todas estas declaraciones dejarían entre dicho el verdadero fin. Unas posturas enfrentadas y en el medio la afición, la que ahora mismo ve como su equipo va en alza pero necesita ese toque de calidad para retomar el nivel de siempre. Se aproxima un verano muy movido en la capital.