Donde nadie lo esperaba el entrenador ha sacado petróleo; suma y suma, ahora sin invertir un solo euro

Uno de los consentidos, y no de ahora, de siempre, por Zinedine Zidane ha sido Isco Alarcón. Encantado por su riqueza técnica, el entrenador galo le ha venido soltando minutos de cara a la recta final de temporada, donde espera retome su mejor nivel y así permitirse potenciar un grupo que viene en alza. Aunque todo se debe decir, el proceso no ha sido sencillo y el mismo jugador admite que pasó por momentos de extrema debilidad.

Todo se ha arreglado, Zidane se ha sentado a hablar con una de las perlas del fútbol español, le ha aterrizado y le ha marcado la estrategia que espera lleven a cabo. La idea no es otra que transmitirle confianza, potenciar desde lo emotivo a un jugador que técnicamente lo tiene todo, y hacer que paso a paso vuelva a ser el elemento que en el tri campeonato europeo solía ser.

Zidane/EFE

Estuvo muy cerca de marcharse en este mercado invernal, pero con trabajo y la recuperación física ha demostrado que tiene mucha gasolina por quemar en la capital. Así lo ha demostrado en los dos últimos compromisos del Real Madrid, en donde ha tenido la oportunidad de estar casi en la totalidad de los minutos en cancha.

A Isco se le quiere poner de lleno en la Euro 2020

Y es que no solo es un objetivo empresarial, del Real Madrid como activo institucional, el tema va más allá y la solidaridad del entrenador se extiende a los intereses de la nación. Quiere recuperarle en todo el sentido y le quiere dejar la oportunidad de mostrarse como un efectivo interesante para Luis Enrique en la selección absoluta de España que el año que viene jugará la Eurocopa de naciones.

Para ello le ha delegado una enorme tarea a Dupont, el preparador físico del Real Madrid. Según se ha podido conocer el trabajo personalizado ha rendido sus frutos, y se ha podido ir recuperando a un jugador que incluso en la actualidad todavía acarrea con un peso adicional al permitido. Todos han hecho una labor de entrega y disposición, de eso no hay dudas hasta el momento.

Isco Alarcón

La proyección está marcada, es uno de los objetivos y como impacto ha generado su revolución. A Zidane le fascinan los jugadores con esa riqueza, capaces de destrabar los juegos con un pase filtrado como él solía hacerlo. Las sensaciones son las de un fichaje de peso, el mismo que venían buscando en el mercado y lo tenían olvidado en el banco de suplentes.