Reflexiones sobre el Lluis Sitjar

Después de la reunión mantenida hoy por todas las partes creo que es el momento de reflexionar sobre lo que es este proyecto y sobre sus consecuencias. Os dejo mi opinión tras el salto.

Ante todo creo que es evidente que el proyecto es real y que los inversionistas existen. De hecho, Cort no discute eso, Cort lo que no quiere es cambiar el plan general de ordenación urbana para permitir la construcción de un macro centro comercial. Dicho esto hay que reconocerle a Biel Cerdà  -y no es precisamente santo de mi devoción- que ha cumplido lo que ha prometido, y que ofrece al mallorquinismo la posibilidad de regresar al Lluís Sitjar sin que le cueste un euro a la ciudad. Con este nuevo escenario entramos en un debate mucho más profundo. Ya no se trata sólo de que el Mallorca recupere su antiguo estadio. Lo que de verdad es importante es que parece que hay gente dispuesta a invertir 200 millones de euros en la ciudad. Y cuando hablamos de tanto dinero, cuando hablamos de un proyecto que puede sacar del paro a muchísima gente, creo que es imprescindible que las fuerzas políticas mediten seriamente su idoneidad o no. De hecho, pienso que trasciende al Ayuntamiento. La decisión pertenece a las tres principales instituciones en pleno. La pregunta que debemos hacernos es: ¿vale la pena cambiar el plan de ordenación urbana para consentir un proyecto así o es mejor dejarlo todo como estaba? Con total seguridad habrá quienes defiendan una tesis y quienes defiendan otra, pero lo que no puede hacer el Ayuntamiento es cerrarse en banda y negarse a dialogar. Repito, esto es tan gordo que merece que Govern, Consell y Cort se sienten seriamente a soperar pros y contras. Sea de la foma que sea, el Lluís Sitjar no puede continuar en ese estado. El recinto debe ser demolido con urgencia, primero por seguridad de los ciudadanos, y segundo por razones cosméticas. La imagen que da Palma con esa instalación tan degradada es lamentable. Otra pregunta que es obligado plantearse es: ¿puede permitirse Palma rechazar una inversión externa de 200 millones de euros? ¿cómo afectaría a la vida de la ciudad la existencia de un macro centro comercial en esa zona? Y por último: ¿está el Mallorca ante una oportunidad única de deshacerse de Son Moix para volver a un estadio que nunca debió abandonar? Y si eso es así, ¿sería Son Moix en el futuro un nuevo Lluís Sitjar?

 

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Zarpazo del CD Leganés al Cádiz CF con dinero de Braithwaite y En-Nesyri
Vergüenza ajena en ¡Ahora caigo! con dotes matemáticas de Arturo Valls
El fichaje que pide Luis Suárez al Atlético para ganar la Champions