El presentador se ha mostrado bastante crítico en su nuevo programa con la gestión de la crisis sanitaria

A partir de los efectos de la pandemia del coronavirus y un futuro próximo que será tan diferente en nuestra sociedad, Risto Mejide abrió recientemente un nuevo programa que le tiene como presentador, más allá de Todo es Mentira, llamado Conversaciones en fase Zero, donde pone sobre la mesa numerosas cuestiones a su variado plantel de invitados.

Ubicado en la cadena de Cuatro, esta vez el presentador de Mediaset tuvo mucho que ver con la actuación novedosa por la que, desde hace varias semanas, el publicista ha mantenido un pulso bastante feroz contra Pedro Sánchez, su Gobierno y la gestión de éstos frente a la actual y grave crisis sanitaria a la que nos enfrentamos.

Por ello, y con posturas relevantes en una entrevista reciente, Mejide explicó que quien no se compromete a nada, “no hace nada en su vida. Y si tú eres conocido o famoso, por lo que sea, eso significa que tu mensaje y tu compromiso pueden llegar a mucha gente”, como también se refirió en su página web.

“Tampoco significa necesariamente que estén todos de acuerdo con todo lo que diga; eso sería algo demasiado próximo a una secta”.

Risto Mejide

Sin embargo, pese a que muchos alaban este giro del popular presentador, son otros tantos los que han visto con malos ojos que ahora se postule del bando contrario o, al menos, en contra del Gobierno de Pedro Sánchez, descifrando que “tampoco significa necesariamente que estén todos de acuerdo con todo lo que diga o haga; eso sería algo demasiado próximo a una secta”.

Esto es, además, porque el de Cuatro y Todo es Mentira también defendió sin paliativas hace escasos a Isabel Díaz-Ayuso, donde recibió varias críticas del PSOE y el resto de la izquierda. Su veredicto final fue claro: “un seguidor no es un votante. Un votante deposita su confianza en su representante para que lleve a cabo un programa determinado. Un seguidor, no”, cerró.