Roberto, ¿titular indiscutible?