Roura quiere que su equipo juegue con intensidad pero sin precipitación