Si no hay un milagro de última hora, el Real Betis Balompié parece estar dispuesto a dejar marchar a uno de sus mejores jugadores. Un futbolista que el pasado verano salió de la entidad, pero que en los últimos meses ha demostrado el hambre de gol que atesora, jugando a un gran nivel. La marcha de Rubén Castro a China ha despertado una gran expectación. El jugador volverá a Sevilla en las próximas semanas, aunque todo apunta a que no será para quedarse. 

Castro / Agencias

El Guizhou Hengfeng, club en el que ha estado cedido, está dispuesto a acometer su contratación por una cifra cercana a los 6 millones de euros. Una cantidad que el club verdiblanco aceptaría, y con la que intentaría llegar a un acuerdo con el AS Roma para tener la titularidad completa de los derechos de Sanabria. No obstante, el jugador tiene mucho que decir, ya que siempre tuvo en el horizonte volver al Betis, y su estancia en China tal vez no sea la decisión que más quiere en estos momentos.