Rubén Castro, tres semanas de baja