Saltan chispas en Más Vale Tarde con ausencia repentina de Iñaki López

La periodista fue la encargada de hablar con los espectadores de lo que sucedía con el presentador

Cristina Pardo, presentadora de Más vale tarde, se ha tenido que poner al frente de La Sexta luego de la ausencia de Iñaki López, que ha registrado baja por un problema de salud. Pardo se lo ha explicado a Dani Mateo, en la conexión que suelen hacer con el programa de Zapeando.

El presentador vasco, que en los últimos años ha estado al frente de La Sexta Noche, también ha explicado su ausencia en las redes sociales, donde siempre que tiene la oportunidad interactúa e intercambia algún que otro mensaje con sus seguidores. Y sin duda, esto dejó sorprendido a más de uno.

Iñaki López Sexta Noche
Iñaki López se enfada con una ausencia destacada

De este modo, el periodista desde hace mucho tiempo ha tenido esta enfermedad 

“Un problemilla con estos luceros azules que tengo por ojos me hará faltar unos días a mi cita diaria con ‘Más vale tarde’. Cristina Pardo os dará los mimos acostumbrados. ¡No os acostumbréis al rigor que regreso pronto!”. A lo que Cristina Pardo ha dicho que tiene un problema ocular de fácil solución. 

Sin embargo, no es la primera vez que Iñaki López tiene que causar baja en televisión por un problema de visión. El pasado 20 de marzo López acudía a su perfil en redes sociales a primera hora de la mañana para anunciar que se mantendría al margen de las cámaras de manera indefinida.

La ausencia de Iñaki López se dio a causa de un desprendimiento de retina 

Un problema de salud relacionado con la vista me mantendrá alejado un tiempo del plató de La Sexta Noche. Os dejo en las manos del infalible Hilario Pino. Os echaré de menos”, explicaba a sus seguidores quienes se han mostrado un poco sorprendidos y hasta un poco tristes por su situación.

Posteriormente los espectadores y los medios de comunicación descubrirían que esta dolencia no era, ni más ni menos, que un desprendimiento de retino y que el periodista vasco había tenido que pasar por el quirófano. Una dolencia que, por norma general, dura entre los 6 y 12 meses, dependiendo de la dificultad.