Saltan chispas en Ya es mediodía por informar en directo de una fiesta ilegal

Las amenazas a periodistas en plena pandemia son constantes

La pandemia y el encierro ha hecho que muchas personas pierdan la cabeza cuando ven reporteros cubriendo noticias de esta situación este es el caso del periodista de Ya es Mediodía que recibió amenazas tras informar sobre una fiesta ilegal. El lamentable hecho ocurrió en Madrid cuando el reportero cubría la nota.

No es la primera fiesta ilegal que ocurre en Madrid o cualquier parte de España. De hecho es normal ver este tipo de reuniones clandestinas todos los fines de semana. La situación es tan crítica que un equipo de Ya Es Mediodía tuvo que cubrir la noticia. Sin embargo en medio del desarrollo de la nota algunos residentes del lugar de la fiesta reaccionaron de manera violenta.

fiesta ilegal
El reportero de Ya es Mediodía recibió intimidaciones por parte de los residentes del edificio donde se realizan las fiestas ilegales

Ya es Mediodía en el ojo del huracán en medio del cubrimiento de la noticia sobre la fiesta ilegal

El equipo periodístico de la franja informativa ya había estado en el lugar de los hechos en días anteriores. Uno de sus periodistas se infiltró en una de las fiestas ilegales que allí se realizan cada fin de semana. El mismo equipo regreso al sitio para adelantar informaciones que aportaran a esclarecer todo lo que allí se realiza.

El reportero también trato de conocer las versiones de los vecinos que allí viven para ayudar a ser más visible este caso. Algunos no tuvieron problema en aparecer en cámara y expresar su inconformismo. Otros más esquivos evitaban a toda costa el micrófono de Ya es Mediodía para no entrar en confrontaciones con nadie.

Momentos de tensión y angustia vivieron el equipo periodístico de Ya Es Mediodía en el lugar de la fiesta ilegal

En el momento en que el equipo de reportaje decide entrar al edificio para su posterior cubrimiento empiezan los momentos de tensión. “Os puedo asegurar que la situación que hemos vivido aquí los compañeros de prensa ha sido terrible” expresó el reportero. En ese entonces un hombre que al parecer es residente del lugar empezó a reaccionar violentamente.

“La situación es tremenda: este hombre vuelve a salir por la puerta de casa, nos grita, nos amenaza y la situación termina con dos vigilantes de seguridad que nos echan rápidamente a la calle”. además añadió “cómo alguien que no tiene nada que ver con la situación reacciona así con la prensa”.

Ana Pastor Ferreras