Samantha quema las naves en First Dates para seducir a Jordi

La azafata quedó fascinada con el maduro empresario

Samantha no le tiró los tejos a Jordi sino los aviones, y es que la barcelonesa es azafata y ya se cansó de estar soltera, por eso vino a First Dates. La chica asegura que por su trabajo de viaje constante, no ha podido dedicarse a su vida sentimental, amorosa y por supuesto sexual. Sin embargo, viene al dating show con exigencias un tanto altas.

La tripulante de cabina asegura que la gente le llama pija, pero ella reconoce que no es así. Más bien se describe como “Segura, independiente y carismática”. Su cita fue el empresario de Barcelona aunque radicado en Castellón, Jordi. Su presencia y porte fueron suficientes para dejar a la mujer algo fascinada y encantada.

 first dates Samantha
Jordi es un empresario de 53 años que cree que esta es la edad perfecta para conquistar.

Jordi dispuesto a subirse en el avión de Samantha para escapar de First Dates

La velada no pudo tener un mejor inicio. Ambos se vieron muy cómodos en casi toda la cita y por supuesto ella no se quedó callada al opinar acerca de Jordi. “Es un hombre que impacta mucho. Me ha encantado. Y además cocina, me parece super sexy”. Él por su parte destacó que lo que más le gustó de la azafata, era su don para la comunicación.

Todo se veía muy bien entre los dos y ambos demostraban ganas de seguir la cita pero en otras circunstancias. Entonces fue cuando hablaron de deportes y lo otro. Samantha reveló que le gusta practicar el senderismo a lo que Jordi también exclamó que por coincidencia del destino él también lo hace.

Samantha suplica a Jordi una segunda cita fuera de First Dates

Los dos comensales no solo coincidieron en que les gusta practicar el senderismo, sino que lo hacen constantemente en un lugar en específico, el Camino de Ronda. Ambos se preguntaron como era posible que nunca se hayan visto, a lo que la barcelonesa aprovechó para insinuar que deberían salir a practicar juntos.

“Ya me invitarás” exclamó Samantha, pero Jordi solo sonrió y no dijo nada. Al no tener una respuesta concreta, la azafata se lanzó con toda y sin prejuicios. “Dame una segunda cita, que me muero de vergüenza”. Con esta declaración, el hombre no dudó en decir que sí le gustaría tener una segunda velada con ella.

Claudio también causó el efecto de encanto en Euge

Euge ha sido una de las últimas en pasar por el restaurante de First Dates en busca del amor. La chica ha llamado la atención de los espectadores desde el primer momento, pues llegaba con sus intenciones muy claras. Y el programa de Cuatro no la ha decepcionado, pues el chico que le han buscado encajaba a la perfección con ella y desde el primer momento se mostró encantada con él.

Como pudimos ver, la primera en llegar fue la argentina que desveló algunos secretos sobre su vida. Euge reveló que es influencer y por su estilo y perfil nadie imaginaba que su sueño de niña fuese tomar los hábitos religiosos. Según aseguró, de pequeña quería ser monja, aunque este sueño nunca llegó a realizarse. Y menos mal, pues por lo visto en el programa de citas no lo habría llevado nada bien.

Claudio, el encargado de conquistar a Euge en First Dates

Poco después, por las puertas del restaurante de Cuatro apareció Claudio. Se trataba de un hombre con una figura esbelta que dejó boquiabierta a Euge desde el primer momento. Y es que la la argentina no dudó en opinar acerca de su cita, catalogándolo de muy guapo y con un cuerpo muy entrenado. Pero lo que más le llamó la atención fueron sus fuertes brazos, los cuales aseguró que sería para protegerla.

Como no podía ser de otro modo, uno de los temas que más sobresalió en la cena fue el sexual. Claudio no se guardó nada y llegó a asegurar que era como un donante de placer. Pero no quedó ahí la cosa, sino que él mismo se definió como un empotrador, pues le gustaba hacer sentir bien a la otra persona. Unas palabras que lejos de espantar a Euge parecieron encantarle.

Euge, encantada con su cita con Claudio

Desde el primer momento la química entre ambos fue más que evidente. A medida que pasaba el tiempo, Euge pensaba que Claudio era el indicado y viceversa. Por ello en la decisión final no dudaron un solo instante para declarar su deseo de querer repetir. Euge argumentó que quería una segunda cita con Claudio puesto que tenía muchos asuntos sobre los que hablar en privado.

Pero lo realmente impactante llegó cuando aseguró que le gustaría que le diera ese placer sexual del que presumía. De esta forma, el empotrador alicantino se marchó de First Dates triunfante, pues la cita había sido un éxito. Y por la decisión final que tomaron, todo parece indicar que la segunda cita fuera del programa de Cuatro también fue un éxito, pues tenían muy claras sus intenciones.

First Beatriz