Sandra pone del revés First Dates con quejas repetidas a la comida

Además de quejarse de la cena, también lo hizo con su situación sentimental

La comida no fue de lo único que se quejó Sandra en su visita a First Dates. En su presentación confesó que decidió ir al dating show a encontrar una relación sin compromisos pues. “Estoy muy decepcionada con los hombres y tengo miedo de volver a enamorarme porque siempre que lo he hecho, lo he pasado fatal”.

La comensal también agregó a su presentación que es una “mujer a la que no le gusta nada lo tradicional que hace dos años dejó la ciudad para irse a vivir en mitad del campo donde quiero montar un hostal canino”. Sobera de nuevo le preguntó que estaba buscando y ella sentenció. “conocer a gente y echar un kiki, que tampoco no está mal. Pero la media naranja no existe”.

first dates Sandra
A pesar de las quejas a la comida, la cita de Aner y Sandra fue agradable para ambos.

Sandra insistió en que la comida no era como se lo esperaba en su visita a First Dates

La cita de Sandra fue Aner, un aventurero que asegura ser participante activo de realities de supervivencia. “He participado en tres, dos de ellos en Colombia. Pero soy muy conocido en el País Vasco porque he ido varias veces al concurso Atrápame si puedes”. Cuando ambos se encontraban en la mesa listos para comer, vino la primera queja de la comensal.

“Esto es muy pequeño, ¿no?” exclamó Sandra. Aner le contestó “Dicen que lo bueno viene en dosis pequeñas…” Lo cierto es que fue así, ya que ambos aceptaron que el sabor era muy rico. Sin embargo, vino otra queja pero esta vez del vasco. “Todo el día boleando pan y aquí no me traen, ¡no puede ser! ¡Que soy panadero!” En ese momento Lidia les trajo una ración de pan pero Sandra volvió a quejarse con el tamaño.

La edad fue impedimento para que Sandra y Aner salieran de First Dates cogidos de la mano

La cita fue agradable para los dos , pues en ningún momento se vieron diferencias en cualquier tema. Rieron, conversaron, analizaron y vieron la vida de la misma manera. Se veía que había química entre ambos comensales, pero había un gran problema que impedía que los dos tuviesen una segunda cita.

El aventurero comensal empezó diciendo que la había pasado genial y que si le gustaría volver a quedar con Sandra pues “me ha parecido una persona muy maja y cabal”. Ella también confesó que la pasó muy bien, pero sus expectativas era encontrar un hombre mayor que ella y la diferencia entre los dos era de 10 años. Es muchísimo más joven que yo” comentó la sevillana.

First dates Juan