Sandro, dos semanas de baja