Saray sorprende en First Dates con Antonio Recio como su prototipo masculino perfecto

La chica menciona al personaje de La que se avecina por su obsesión por las mulatas

Saray ha acudido a First Dates con unos principios muy claros. Es muy fogosa sexualmente y al ser mulata, desea un hombre que le desee precisamente por eso. Un poco al estilo Antonio Recio de La que se avecina. “Lo que me hace ser diferente no es el ser guapa, es mi color de piel” reconoce con orgullo a Carlos Sobera.

La otra cara de la moneda en esta historia de amor es Alberto. Un cantante de un club nocturno quien llegó al restaurante de Cuatro para conseguir una chica y dedicarle sus canciones. “Me gustan las mujeres exuberantes, con buen cuerpo y curvas, como Jennifer López“. Fueron los deseos del madrileño.

saray first dates
La química entre Mulatti y Alberto fue muy evidente desde el primer momento en que se cruzaron

Saray la súper mulata de First Dates

El primero en llegar al restaurante fue el chico cantante de Madrid quien habló con Carlos Sobera acerca de cómo liga en su vida cotidiana. “No voy por la vida de Brad Pitt porque no lo soy, pero tengo éxito con las mujeres, entablar conversación con ellas e ir de una a otra. Me gustan mucho” dijo Alberto en su charla con Sobera.

En ese momento la Saray hace su gran aparición dejando a todos helados. En especial a Alberto quien quedó impresionado por la belleza de la valenciana. Y eso lo pudo notar Mulatti. “Lo que me hace ser diferente no es el ser guapa u otras cosas, es mi color de piel, y estoy muy orgullosa” expresó la mulata.

Saray quiere un hombre como Antonio Recio

Los dos comensales que demostraron gusto mutuo y conectaron muy bien desde su primera impresión. Pasaron a la mesa para empezar la segunda fase de su cita. El primer acierto fue en el gusto musical, ambos coincidieron en que les encanta el Rap. “”Tenemos los mismos gustos musicales, si antes me molaba, ahora, más”. Afirmó Mulatti.

“Tengo que acabar con alguien como Antonio Recio, en que las mulatas sean su perdición, eso es lo que quiero yo en un hombre” reconoció la valenciana. El final se veía venir, ya que el fuego se notaba a kilómetros. Por supuesto que ambos, tanto Saray como Alberto, quisieron una segunda cita.

Duda bote Pablo