“Seguimos durmiendo en las pelotas paradas”