Servir y proteger: Al descubierto lo que engancha de la serie

La serie española que planta cara a Sálvame

Servir y proteger va ya a por su cuarta temporada, la cual dio comienzo a finales del pasado mes de septiembre. Aunque no se trata de una superproducción de Netflix ni HBO al estilo de Juego de Tronos o Stranger Things, mantiene a mucha gente enganchada a la pequeña pantalla cada día.

Servir y proteger se emite de lunes a viernes desde las 17:15 y hasta las 18:10 en TVE y se trata de una serie policiaca ambientada en el sur de Madrid y en la cual la inspectora Alicia Ocaña, interpretada por Andrea del Río, y la inspectora jefa Claudia Miralles, a la que da vida Luisa Martín, tienen que aprender a colaborar juntas para resolver todo tipo de casos.

Alicia Ocaña y Luisa Martín

Pero las investigaciones no lo son todo, la serie nos enseña a conocer en profundidad a los personajes, los cuales son capaces de transmitirnos sus miedos, valores e inquietudes durante el desarrollo de la serie. Todo ello entrelazado y endulzado con romances e historias de amor que te mantendrán pegado a la pantalla.

Servir y proteger trata temas muy delicados de la actualidad en España

Pero aún hay más, muertes inesperadas (que no desvelaremos para dejar esta publicación libre de spoils), vidas que se truncan alrededor de las investigadoras, negocios y, especialmente, la difícil pero especial conexión entre las mismas, hacen que Servir y proteger tenga todos los ingredientes para mantenerte cada tarde en el sofá.

Servir y proteger

En una época tan convulsa como la actual con respecto a temas tan delicados como la inmigración, la delincuencia o la violencia de género, la serie se atreve a tratarlos desde la perspectiva de dos mujeres empoderadas que se verán envueltas en delicados conflictos morales y profesionales a lo largo de la misma.

Nissan Juke