Es un artillero a toda luz, amigo íntimo del capitán y su valor podría ser benévolo

Quique Setién recién desempaca maletas en la ciudad condal. Su presencia ha generado todo un choque de emociones en los diferentes frentes de percepción: afición, prensas y jugadores. Pero hay uno al que poco y nada le interesa eso, pues su criterio y pero maneja los hilos de ciertos sectores a su antojo, Leo Messi.

El capitán es uno de los jugadores que ha podido manejar su ficha y contrato de una manera mucho más abierta, quizás por su relevancia dentro y fuera del terreno de juego. Tiene una cláusula que le permite salir este verano sin costo, aunque para él es solo un item, pues ha dejado en claro que su deseo es permanecer en el equipo de sus amores.

Quique Setién

Pero como no todo es tan sencillo, Messi ha exigido una serie de condiciones para seguir adelante con su plan. Una a una: conformar un equipo competitivo que pelee de lleno a por la Champions League, el fichaje de Neymar, y la incorporación como medida preventiva a la falta de goles de Suárez a Sergio Agüero.

Por un precio razonable el Kun Agüero podría trasladar sus goles a Catalunya

El ahora mayor goleador internacional de la Premier League, tras su triplete ante el Aston Villa, estaría encantado de formar parte del equipo donde su mejor amigo es el máximo ídolo. Conoce LaLiga, y a pesar de tener la misma edad que Suárez, se preocupa más por anotar cada semana que por recuperarse de sus lesiones.

Su contrato finaliza en 2021, pero justo como le ha pasado a Messi, ha exigido una cláusula de salida facilitadora en su última renovación que le permite salir sin costos exageradamente altos. Para Messi es fundamental empezar a gestionar este tipo de acuerdos, así toque deliberadamente empezar a cortar cabezas poco trascendentes en el club.

Sergio Agüero

Una de ellas es Antoine Griezmann, de quién jamás se ha hecho partícipe de no sostener una buena relación. El otro es Ousmane Dembélé, un jugador que al igual que Grizzy, está corriendo sobre la corniza en un sitio bastante peligroso. El tema es que todas estas consideraciones ya han llegado a oídos de Bartomeu, quién ha preparado una reunión para definir los pasos a seguir. Muy atentos que de esto podría salir una bomba.

Síguenos en google news