El central brasileño empieza a oír los cantos de sirena de otros equipos

Si hay un equipo que ha sufrido los ataques del FC Barcelona en los últimos años en lo que se refiere al mercado ese es el Sevilla FC. Desde Dani Alves hasta Clément Lenglet y pasando por otros tantos como Ivan Rakitic o Seydou Keita. La fórmula funciona y por eso desde el blaugrana tienen pensado seguir haciendo negocios con Monchi y todo su equipo, ahora con Diego Carlos. Mientras el Getafe CF puede sufrir.

En este caso en el FC Barcelona preocupa y mucho la falta de alternativas en la posición de central. Piqué Lenglet lo están jugando todo porque Valverde no confía en Todibo Umtiti no termina de recuperarse de sus problemas físicos. Se escapó De Ligt y ahora el club ve necesario acudir al mercado en busca de una alternativa.

Diego Carlos Sevilla

Así, un nombre que ya está sobre la mesa es el de Diego Carlos, que se está convirtiendo en una de las grandes revelaciones de este inicio de temporada en la liga española. El central brasileño llegó este último verano al Sevilla FC procedente del Nantes y a cambio de 15 millones de euros, un precio que ya se le ha quedado corto debido al gran nivel mostrado hasta ahora.

En muchos de los casos que hemos mencionado anteriormente el FC Barcelona se vio obligado a abonar la cláusula de rescisión del futbolista, y en esta ocasión parece que si quiere hacerse con los servicios de Diego Carlos también deberá ser así. Porque Monchi sabía del potencial del zaguero y le firmó un contrato largo, más concretamente hasta 2024.

Djené Sevilla

Y por si fuera poco la cláusula de salida que se incluyó en el acuerdo fue de 75 millones de euros, lo que sin duda convertiría a Diego Carlos en la venta más cara de la historia del Sevilla FC. De momento el jugador va a seguir creciendo a las órdenes de Julen Lopetegui, pero la amenaza del FC Barcelona ya está ahí.

Por su parte el conjunto hispalense tiene claro quién sería el sustituto de Diego Carlos en caso de que termine saliendo. Se trata de Djené Dakonam, central del Getafe CF. Sus últimas temporadas a las órdenes de Bordalás lo colocan como uno de los centrales más fiables de la competición y además su cláusula de rescisión de 35 millones de euros invita a apostar de forma decidida por él y sin negociar con los azulones.