Sheila pasa a la ofensiva en First Dates tras alucinar con su cita

La cita de la participante fue David, un hombre de 33 años aficionado a las motos 

Una nueva comensal ha llegado a First Dates y ha sido Sheila, quien desde su entrada hizo sonrojar a su cita por unos comentarios recibidos. Uno de los temas que más llamaron la atención fueron las motos, pues la empresaria mallorquina llegó con un casco en sus manos dando a entender que tiene mucha pasión por ellas.

“Esta afición no sé de dónde viene porque nadie de mi familia las conduce. La primera que utilicé fue cuando tenía 9 años, y se la cogimos al padre de una amiga mía. Me metí un leñazo que casi se me gangrena la pierna”. Contaba con gran nerviosismo al recordar esta situación.  

Sheila First Dates
First Dates tuvo como gran protagonista a Sheila

El restaurante de First Dates fue testigo del gran momento que tuvo Sheila 

“La moto me gusta muchísimo para liberarme. Te sientes otra persona, como invencible o inmortal”, aseguró Sheila antes de desvelarle a Carlos Sobera que le gustaría encontrar alguien que sea motero: “Sé que tener una pareja que no tenga la misma afición que yo puede generar problemas porque yo me muevo con muchos chicos”.

Luego de esto, la joven conoció a David, quien cumplió uno de los deseos de Sheila, ya que compartía su afición por las motos: “Me gustan las dos ruedas calzando un buen motor que ruja. Es el momento más espiritual para mí porque me siento libre. Es increíble como me siento cuando me subo a una”.

La atracción entre ambos fue determinante para la decisión final

Una vez sentados en la mesa ambos mostraron una conexión excelente. De hecho, Sheila se atrevió a decirle que estaba nerviosa, ya que no se esperaba a “alguien tan guapo como tú”, un halago que sonrojo a David, que confesó ser una persona insegura:  “Así me subes el ego, porque tengo la autoestima por los suelos”.

Finalmente, en los últimos segundos de la cita, sucedió algo realmente sorprendente. El sentimiento de ambos fue determinante en la decisión final y por eso quisieron tener una segunda cita. “No puede decirle que no. No pensaba que me iba a gustar tanto”, explicó Sheila antes de marcharse del restaurante.

Sexta Noche Iglesias