«Siempre tengo ganas de jugar y de ser importante», dice Isma