El Racing muere de agotamiento