Todo dependerá al final de la fiereza de la junta directiva, ellos marcan el territorio que ya ha sido abonado

Al Real Madrid se le siguen cayendo las ganas por confeccionar su plantilla de cara al futuro. En esta oportunidad han señalado tres objetivos, que muy diferente al pensamiento de la gente en el común, se muestra más complejo de lo que parece. Florentino está al tanto de cada uno de los casos, y aconsejado por Zidane buscará los medios necesarios para certificar sus negociaciones cuando todo haya sido normalizado.

La tranquilidad y paciencia parecen ser la vía más usada, de hecho porque conocen la reglamentación y las posibilidades que recaen de cara al presente. El mercado de verano podría irse de largo hasta el último día de agosto, incluso hay quienes creen que vaya hasta principios de octubre. En ese contexto alinear las salidas y enfocar el dinero para incorporar se hace lo más relevante.

Zinedine Zidane

En ese mismo punto se empiezan a desgranar posibilidades negativas, y es que sus activos han perdido valor, mientras que los objetivos se mantienen. El COVID-19 ha sido una piedra en el zapato de eso no hay duda. De todos modos están a la luz: Kylian Mbappé, Paul Pogba y Erling Haaland, estos son los pedidos de un cuerpo técnico ávido de figuras de primera talla mundial.

Mbappé de todos es el más complicado

Cada uno de ellos busca potenciar una zona del campo donde realmente se han visto afectados. El primero es Kylian Mbappé, la figura del PSG. Este es el que la tiene más compleja, y todo por un concepto, la FIFA ha eliminado el Fair Play Financiero debido a la crísis, y por tanto su club ya no estaría contra las cuerdas y podría sostener a sus dos máximas figuras en plantilla, al menos un año más.

En el caso de Pogba, si bien el tema monetario ha tenido un fuerte respiro, preocupa y bastante el hecho que su presencia en la temporada se haya visto tan afectada por las lesiones. Parecen curados en este sentido en la casa blanca con lo de Hazard y no quieren o no pretenden seguir ese direccionamiento. No obstante, 105 kilos suena bien para un deseo del estratega y uno de los mejores del mundo en el centro de la cancha.

Kylian Mbappé

Finalmente Erling Haaland ve como su nombre va ganando enteros. Benzema a sus 32 años ha bajado mucho sus prestaciones, y por más que siga estando en la lista alta de preferencias de su entrenador, se hace apenas justo pensar que podría ser su momento. Es 12 años más joven y aparte tiene en medio de todo una de las estadísticas más sobresalientes de la disciplina deportiva en cuanto a goles anotados.

Síguenos en google news