Posible transacción pudo haber marcado el futuro de la compañía más famosa en el mundo del cómic

Hay ocasiones en las que el musculo económico de un empresario, grupo inversor o excéntrico famoso puede llegar a ser el salvavidas de una compañía, así lo confirma la historia que vincula a Michael Jackson con una de las empresas más famosas del mundo del cómic, estamos hablando de Marvel Studios y un posible giro que marcaría lo que se conoce de ellos en la actualidad.

Marvel, allá por la década de los años 70 y 80 fue la compañía más famosa del mundo de las historietas de superhéroes, con narrativas como las de Los Vengadores, Spiderman o X-Men, siendo estos aclamados y deseados por todos los seguidores que degustaban publicaciones impresas por la época.

Sin embargo, las malas decisiones en cuanto a lo estructural y económico en el principio de la década de los 90, llevaron a la compañía al borde de la bancarrota, obligándola a tomar medidas extremas y desesperadas para no desaparecer del todo.

No obstante, para fortuna de Marvel existía un excéntrico pero aficionado a las historietas, Michael Jackson, cantante que ostentaba una gran fama y fortuna por aquella época, que al conocer la grave situación por la que pasaba la compañía quiso comprarla en su totalidad.

El tema nunca se concretó, pero, si hubo varios acercamientos, confirma Stan Lee, quien se vio obligado a vender a varias productoras los derechos de sus superhéroes, ejemplo Spiderman, decisión que a la postre en un futuro le representaría varios líos legales.