Sterling solo irá al FC Barcelona con una condición

No saldrá sencillo ni barato poder llevar a uno de los mejores extremos del mundo al club culé de cara a la siguiente temporada

Revisando la sala de máquinas del FC Barcelona es apenas normal encontrarse con este tipo de situaciones que ponen en contexto la futura llegada de Raheem Sterling como solución a muchos problemas. Lo cierto es que el internacional con Inglaterra ya ha dado el sí, pero a costa de una salida cercana, la de Ousmane Dembélé.

Lo hace por dos razones, una porque necesita tener el mando de la zona, y la otra, porque entiende que el club está en una situación compleja en cuanto a lo económico. De manera que no piensa sacrificar nada, y menos con todo lo que le ha costado hacerse a un nombre en medio del alto número de figuras que viven con él en el Manchester City.

Laporta Dani Olmo
El sacrificado no es otro más que Ousmane Dembélé, el cual está en el radar del Manchester United.

Las exigencias de Sterling van de la mano de una u otra manera con el enfoque que tiene el FC Barcelona en cuanto a política de fichajes

Es muy evidente que hay que meter en la bolsa un sin número de cosas que son imprescindibles. El factor financiero es propicio para hablar de algunos elementos que ahora mismo condicionan todo. Sterling no ha querido ampliar su vinculación, y le pone en bandeja de plata todo a Joan Laporta, de manera que si le buscan de seguro le van a encontrar.

Por su parte el Manchester City tampoco es que piense dejarlo simple. Aunque las condiciones no son las mejores, no piensan regalar nada y por ende la cifra que sale a flote, nada menos que 70 millones de euros. Por ese valor los catalanes deberán dejar caer parte de su estantería, si es que quieren empezar a ver resultados en el escenario competitivo.

Dembélé podría ser un problema drástico por la cercanía al final de su contrato

De la misma forma se presenta el caso opuesto, con un Dembélé dubitativo en cuanto a la firma de una nueva opción de extensión. El jugador cree que lo mejor ha de ser esperar al término de su actual contrato, y de esa manera negociar un salario alto. Juventus le ha buscado y le tiene cercano, de hecho esa sería la gran problemática identificada ante su posibilidad de marcharse de Cataluña.

Barcelona espera como no podía ser de otro modo a que esto no sea más que una especulación. Necesitan que en caso de salir deje una fuerte suma de dinero, que soporte los fichajes futuros. No hay de otra, es una medida que no falla y que tiene entre sus objetivos localizar un interesado a más tardar en el siguiente mercado de enero.

Barcelona de Jong