The Good Doctor

Suspense máximo en The Good Doctor con enfermedades rarísimas

Shaun Murphy y sus colegas, enfrentan en la serie momentos que también suceden en la vida real

La serie de televisión, ‘The Good Doctor‘, ha basado su historia en un drama médico y donde ha sido desarrollada por David Shore y Daniel Dae Kim. Su principal medio de difusión es por Sony Pictures Television y ABC Studios, con Shore sirviendo como el showrunner. Uno de sus protagonistas es Freddie Highmore como Shaun Murphy.

Allí, se cuenta la historia de Murphy, un cirujano que sufre de autismo y síndrome de Savant, lo que le causa problemas para relacionarse con las personas, pero le otorga unas habilidades extraordinarias para enfrentarse a los retos profesionales. Como preparación para hacer este personaje, Highmore logra hacer un retrato honesto y cuidadoso de su personaje.

The Good Doctor
En The Good Doctor se han tratado temas muy sensibles en cuanto a enfermedades

El tumor de Glassman, fue valorada principalmente por su principal protagonista

Sin embargo, las sabias habilidades de Shaun significan que tiene una forma de brillantez que casi nadie más tiene. Esto le permite sacar conclusiones sobre problemas médicos complejos que otros médicos de su equipo no pensarían en ellos mismos. Recordemos que el cáncer cerebral de Glassman fue una corazonada de Murphy donde aseguró que era un glioma. 

A partir de esto, en cada episodio surgen varios problemas diferentes sobre la salud de los pacientes. Por ejemplo, un caso a resaltar, fue un virus mortal que se extendió rápidamente por la sala de emergencias del hospital y mató a varias personas en cuestión de horas. Aunque en la vida real, esto pueda suceder, los seguidores piensan que es ilógico que llegue a pasar en pocos minutos. 

The Good Doctor
Las enfermedades raras también han tenido espacio en The Good Doctor

Los procesos médicos de la serie no están muy alejados de la realidad

Ahora, cuando sucedió este virus, en ese mismo capítulo, un hombre entró con un intestino torcido y el equipo usó un enema de solución salina para solucionarlo. Los intestinos retorcidos son mucho más comunes que un virus mortal que atraviesa la sala de emergencias de un hospital en menos de un día. 

Finalmente, otro paciente para esa misma temporada requirió un trasplante de médula ósea, que, por supuesto, es un procedimiento real y demasiado complejo. Aunque la serie tenga una historia ficticia, los procedimientos que realizan Shaun Murphy y los demás doctores son reales y cotidianos en cualquier país y hospital del mundo.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Fichajes demoledores de Dallas para guiar a Luka Doncic a ganar la NBA
Sorpresivo once del Real Madrid para hacer daño a la Real Sociedad
El sencillo truco para saltarse la suscripción de los diarios digitales