Tachan a Ramón de calzonazos en First Dates por el ímpetu de Maca

La comensal llegó pisando fuerte y su fórmula funcionó

Como toda una leona empoderada, Maca piso el restaurante de First Dates para probar suerte en el amor. La toledana no quiso esconder un solo detalle de su personalidad desde un principio. Por ello mostró su faceta más profunda para no dejar dudas en caso de que la velada siguiera su ritmo natural o de una posible segunda cita.

“Salto enseguida, te arranco la cabeza y luego ya lo pienso. También soy un poco caprichosa de esto ahora, porque yo quiero”. afirmó con vehemencia la mujer. En cuanto al comensal, Ramón si prefirió llegar con algo de cautela aunque se presentó como un chico inquieto. “No sé estar quieto, si llevo diez minutos en el sofá, seguro que se me ocurre algo para no aburrirme”.

Maca first dates
Maca llegó al dating show pisando fuerte y su táctica le funcionó a la perfección.

Maca habla de como será la alimentación del mañana y da una catedra en First Dates

“La alimentación del futuro va a ser vegana. No será de hoy para mañana, pero llegará a serlo. Los animales de uso para consumo se terminarán extinguiendo, como las vacas” dijo la toledana. En cuanto a su personalidad, le comentó al madrileño. “No soy una balsa de aceite y salto a la primera. Luego lo pienso y veo que me he pasado. Una de las cosas malas que tengo es que, tenga razón o no, siempre espero que el contrario venga a mí. Soy difícil” sentenció ella.

Las palabras de Maca han surtido efecto en el comensal que ha confesado. “Tiene que ser como ella quiera, como lo tenga en la cabeza. Eso me ha acojonado, así de claro”. Eso fue algo positivo para él puesto reconoció “es verdad que, en pareja, busco alguien que sepa lo que quiere” comentó Ramón.

Maca le gusta dominar y Ramón ser dominado, la pareja perfecta en First Dates

Los dos comensales encajaron muy bien puesto que ella le gusta llevar las riendas de la relación y a él le gusta una mujer empoderada y segura de si misma. Aunque eso traduce a que el chico le gusta ser controlado y dominado. Lo cierto es que eso es lo que le gustó al madrileño y por ello en la decisión final aceptó una segunda velada.

“Me ha encantado físicamente y tenemos muchos puntos en común” dijo Ramón. Por su parte, la mujer a la que le funcionó su táctica de dominio, también quiso una segunda cita pues “he estado muy a gusto con él”. Sin más palabras, ambos se fueron satisfechos del restaurantes pues consiguieron lo que vinieron a buscar.

ferreras rojo