Temor a que los rivales encuentren el talón de Aquiles del Athletic

El Athletic lidera la Liga Santander pero hay pavor a que encuentren su punto más débil

El Athletic de Bilbao atraviesa un periodo de estabilidad deportiva gracias a la recia mano de un Gaizka Garitano que la pasada temporada llegó en teoría como un parche para enmendar el fracaso del proyecto de Eduardo Berizzo pero que cuyo desempeño y rendimiento le llevó a Rafa Alkorta y Elizegi a proponer la renovación como técnico del primer equipo a todos los efectos.

El caso es que Garitano se adaptó a la perfección a una plantilla poco acostumbrada al juego que planteaba Berizzo. Porque el argentino se empecinó en sacar el balón jugado, arriesgando, con criterio. Un juego poco apto para tener centrocampistas como Dani García, Mikel San José o Raúl García.

Athletic

Garitano se dio cuenta rápidamente que se debía regresar a la idea que tradicionalmente ha triunfado en San Mamés. Un equipo sólido, muy junto, con alta presión cuando no se tiene el balón y volcando mucho el juego por las bandas para aprovechar centros laterales. Además, la estrategia vuelve a ser un pilar para este Athletic.

El juego ancestral triunfa en San Mamés

Gaizka Garitano sabía muy bien la plantilla que tenía. Berizzo en cambio, llegó muy tarde a plantear este estilo. Cuando estaba Bielsa, Ander Herrera y un Beñat mucho más joven permitieron un juego más vistoso y exhibiciones legendarias como la de Old Trafford contra el todopoderoso Manchester United.

Pero eso, con los centrocampistas actuales y un Beñat muy devaluado por las lesiones, hace imposible imponer un ritmo de juego asociativo. El único que crea es un Iker Muniain que necesita estar cerca del área y que si lo bajas al centro del campo desluce mucho su rendimiento. Pero a nivel físico la plantilla es plenamente de garantías.

Gaizka Garitano

Yuri Berchiche y Ander Capa son dos puñales por las bandas. Dani García y Raúl García aportan trabajo incansable y mucha presión al rival. Y los Muniain y Williams están en modo estrella para desenredar los partidos. Con una filosofía muy básica, basada en el trabajo y en aprovechar errores del rival, Garitano tiene líder al Athletic.

El talón de Aquiles

Pero es evidente que el Athletic de Garitano no está diseñado para ser líder. El entrenador cogió un equipo amenazado por el descenso y logró hacerlo competir. Pero no ha llegado ninguna incorporación nueva este verano, más allá de los canteranos que han subido del Bilbao Athletic, por lo que la plantilla es limitada.

Por este motivo hay temor de que se aprendan los rivales el punto débil de este Athletic. Ni más ni menos que la creación de juego. Cuando tienen el balón en su poder no tienen los futbolistas adecuados para dominar el juego. Empezando por el mismo Unai Simón, que con el balón en los pies tiene muchísimos problemas.

Es un equipo que trabaja mucho, hace una presión asfixiante al rival y aprovecha las jugadas de estrategia. Pero si los rivales se encierran y le dejan dominar llegan los problemas. Por eso Garitano está muy atento para corregir esta situación antes de los que equipos se den cuenta y le jueguen de otra forma al Athletic.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Zarpazo del CD Leganés al Cádiz CF con dinero de Braithwaite y En-Nesyri
Vergüenza ajena en ¡Ahora caigo! con dotes matemáticas de Arturo Valls
El fichaje que pide Luis Suárez al Atlético para ganar la Champions