The Crown aclara los motivos del regreso de Claire Foy

Las sorpresas que se llevaron los seguidores al estrenarse la cuarta temporada de la serie Real

La cuarta temporada de la serie The Crown fue sin duda uno de los mejores estrenos de este año y con su respectivo final ha dejado a todos los seguidores con la boca abierta, especialmente por el regreso de Claire Foy como la reina Isabel. Por eso los fanáticos se han preguntado cual es el significado de su aparición. 

Uno de los elementos característicos de la exitosa serie de Netflix es que reformula sus personajes cada dos temporadas para capturar con precisión a la realeza el envejecimiento familiar a lo largo de los años. Olivia Colman ha interpretado a la Reina desde  la tercera temporada de The Crown.

The Crown
Claire Foy interpretó a la Reina Isabel

Su inesperado regreso, tiene a los fanáticos de The Crown con muchas preguntas sobre Claire Foy 

Y por eso, la cuarta temporada sigue a la familia real desde 1979 hasta 1990. Pero el octavo episodio comienza con un flashback del cumpleaños número 21 de Elizabeth en 1947. Ella todavía es solo una princesa y se dirige a la Commonwealth, prometiendo siempre cuidar de ellos. 

Naturalmente, Foy volvió a asumir el papel de Elizabeth porque el público ya está familiarizado con su interpretación de la joven reina. Logísticamente, tenía más sentido traerla de regreso para un cameo en lugar de volver a elegirla para una actriz aún más joven. Pero su reaparición como una joven Isabel representa un lado rara vez revelado de la Reina.

Su interpretación ha sido aplaudida por tan excelente papel 

La breve aparición de Foy inicia un episodio en el que Elizabeth y Thatcher están en desacuerdo. Allí vemos a Foy como una joven Elizabeth que promete proteger a la gente de la Commonwealth, que incluye a Sudáfrica. Sin duda con esta situación muestra cuán dedicada es a su gente.

El regreso de Clayre Foy a la cuarta temporada es para mostrar que como reina, va en contra de la constitución británica. Además, aparece vestida con un traje blanco y un collar de perlas calcado al que la Reina llevaba en 1947. En esa ocasión, Isabel II se encontraba en Sudáfrica, donde dio un histórico discurso con motivo de su vigésimo primer cumpleaños.

Bruja Escarlata