Tímida protesta con tarjetas rojas contra los últimos arbitrajes