Tito sube al tren de un Bara que desafa al verdugo del Valencia en la Champions