Todo es posible… por Mariano Jesús Camacho

Han pasado 402 días desde aquel 26 de febrero de 2012 en el que Eric se vistió de corto por última vez para disputar un partido con su selección, un mes y diez días más tarde, exactamente 361 días atrás, volvía a nacer gracias a la ciencia, a su primo Gerard y una fortaleza sin límites que le ha llevado a coronar su Annapurna particular, el ocho mil de un ascenso hacia la vida. Trece meses después y en el año 2013, cuando se habían disputado 24 minutos de la segunda mitad de un plácido encuentro contra el Mallroca, Abidal y Gerard saltaban al césped de un Camp Nou que se vino abajo. Y digo bien Abi y Gerard, porque una parte de su primo acompañará para siempre a Eric, que sin pretenderlo se ha convertido en ejemplo para muchos y esperanza para todos.Pues por mucha vida que hayas consumido jamás olvides que todo está por hacer y que todo es posible, especialmente si consideras que la historia y la vida es un incesante volver a empezar, que se puede crecer en la adversidad. Justo lo que hizo Eric que “al pie de una enorme montaña”  se enfundó en la piel de Mallory y se dispuso a escalar una monstruosa pared con la ayuda del piolet de su voluntad, el mosquetón de la actitud con el que se aferró a la vida y una vía abierta por la ciencia sobre la escarpada dificultad.Abidal, bastión de ébano vuelve a ser un poderoso ejemplo de fortaleza, persistencia, coraje y lucha, su piel densa, sus piernas de antílope vuelven a volar por el Camp Nou, pero Eric no quiere ser ejemplo, sino esperanza pues muchos anónimos ganan batallas a diario contra un cáncer que iguala en la adversidad y en la pelea.  Por ello esta victoria, su victoria, se suma a la de aquellos que hoy, 402 días antes de coronar la cima, han comenzado el desafío de volver a empezar.En la ciencia de la lucha, de la pelea contra la enfermedad, el ser humano ha encontrado al guerrero definitivo, y ese guerrero se encuentra en nuestro interior. Ese que pudimos identificar en un Antílope de ébano llamado Eric Abidal, y que portamos todos y cada uno de nosotros, escaladores de la adversidad a los que la reunión de la vida nos reta incesantemente con el siguiente ocho mil que tendremos que coronar.Por ello hoy que es día para celebrar, resulta crucial que comencemos a identificar a ese guerrero dormido que portamos en nuestro interior, pues ha llegado la hora de despertarlo, de tener conciencia de que la mejor arma para vencer es aquella cuya empuñadura quedó moldeada por la voluntad, cuyo acero fue templado por la fortaleza y cuya hoja fue afilada por la esperanza.Creer posible algo es hacerlo cierto y en cada casa, cada habitación de hospital, cada calle, cada barrio, cada pueblo, y cada ciudad, existen personas intentando una y otra vez lo imposible para demostrar que en esta maravillosa y jodida vida TODO ES POSIBLE.Mariano Jesús Camacho / cartasesfericas.vavel.com
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
La Real Sociedad estudia 2 alternativas a Mario Hermoso
Tras desplumar a la Real Sociedad Bielsa va a por el Levante UD
Jorge Mendes coloca en el Valencia CF al próximo jugón portugués