Toñi acude a First Dates a romper el maleficio de sus 3 maridos

Nunca es tarde para enamorarse, la madrileña que acude al programa en busca de su amor

El amor es un concepto muy amplio que abarca miles de cosas y por ello Toñi acude a First Dates para comprobar si logra enamorarse a sus 72 años. “No he estado enamorada de ninguno de mis maridos pero les he querido muchísimo“. Fue lo que confesó la mujer al presentador Carlos Sobera en su llegada al restaurante Cuatro.

Con 72 primaveras y tres matrimonios toñi la mujer protagonista de hoy en First Dates afirma que nunca ha estado plenamente. “He intentado rehacer mi vida varias veces, pero no he encontrado al hombre perfecto“. además añadió “Soy una persona muy activa y como quiero estarlo mucho tiempo, tengo que hacer muchas cosas y no sentarme en el sofá a ver la tele“.

toñi first dates
Toñí quería comprobar si acudiendo a First Dates podría romper el maleficio de su desamor pero no fue así

El hombre que busca Toñi en First Dates debe ser culto, inteligente y muy activo

Carlos Sobera quería saber como tenia que ser el hombre al que Toñi le encantaría tener. “Que sea culto, activo… He intentado rehacer mi vida varias veces, pero no he encontrado al hombre perfecto, al que yo quiero, que es una cosa normal” comentó la madrileña. En ese momento Enrique hacía su aparición pero no le ha gustado en nada a la comensal.

El hombre de la cita Enrique se describió como “soy bastante normal, no bebo, no fumo, me gusta la música clásica, viajar, la zarzuela… todo lo que sea un poco de cultura”. El hombre muy detallista llegó con un ramo de flores pero no se lo dio pues “Se me ha olvidado dárselo porque me ha dejado deslumbrado” afirmó con gracia Enrique.

La cita entre Toñi y Enrique no fue la velada romantica que se esperaba en First Dates

Enrique ya tenia un punto negativo con Toñi por su físico que pues no es que se culpa de él. Pero en lo que si tuvo culpa para que la velada se arruinara fue en lo que piensa de las labores hogareñas. “No hago nada en casa porque ya me maté a trabajar toda la vida. Si yo puedo arreglar un grifo, las mujeres hacen otras cosas como lavar o planchar”. Opinión que por obvias razones no compartió Toñi.

Para terminar de cerrar la mala velada los dos comensales se pusieron a bailar paso doble en lo que Enrique no fue muy Hábil. Pues piso dos veces a Toñi ocasionando que la mujer se sentase mejor. Al final el hombre jubilado quiso tener una segunda oportunidad para enmendar los errores que ocasionaron una muy regular velada. Mientras que Toñi optó por dar un paso al costado. “ No he sentido mariposas en el estómago, aunque si como amistad.

Isla tentaciones