Trabajadoras de Zara durmiendo entre cartones en las tiendas

En unas condiciones para muchos inimaginables, los empleados de INDITEX pasan la noche en la tienda

La tormenta Filomena ha obligado a varios trabajadores a quedarse a dormir en sus centros de trabajo, como es el caso de algunas trabajadoras de ZARA del Centro Comercial Gran Plaza 2 en Madrid, que han pasado la noche durmiendo sobre cartones, en condiciones deplorables, sin poder mantener la distancia de seguridad y tapadas con abrigos por el frío.

ZARA, empresa de Amancio Ortega, que lleva siendo años el hombre más rico del Estado Español, decidió mantener la tienda el máximo tiempo posible abierta, exponiendo a sus empleadas al temporal y obligándolas a pasar el fin de semana en la tienda, pese a que las ventas de una tarde no supongan siquiera diferencia alguna en sus millonarios beneficios.

De igual manera ha ocurrido en centros comerciales como Xanadú y Pleniulunio, también en Madrid, donde el frío y la imposibilidad de volver a casa se han juntado con el miedo a la pandemia y al contagio, lo que ha obligado a las trabajadoras a dormir con mascarillas.

Esto no habría pasado si la gerencia de los centros comerciales no hubiera decidido cerrar antes del cierre de carreteras o si los dueños de la tienda no hubieran antepuesto la salud y seguridad de los trabajadores a las ventas que, de todas maneras, ya no estaban haciendo porque los centros estaban vacíos de clientes.

Banco Santander Prisa