Trauma demoledor en Pasapalabra con las mascarillas más terroríficas

Los espectadores se han dado cuenta de que en el concurso utilizan equipos de protección que parecen sacadas de una película de terror

En la búsqueda de traer poco a poco una normalidad más acorde a los tiempos que corren, los diferentes programas de la televisión van haciendo llegar uno de los aspectos más importantes en estos espacios: el público. Y es que estos son parte esencial de los programas, como ocurre con Pasapalabra. Pero no todo se ve de igual manera.

Y es que Roberto Leal, que hace unas semanas les daba de nuevo la binevenida, ha bromeado con un público acartonado y sin alma antes de anunciar, con mucha alegría, que las gradas del público estaban llenas de personas para acompañar a nuestros magníficos concursantes e invitados: “¡Qué sensación más bonita!”, decía.

Pasapalabra
Roberto Leal saluda en Pasapalabra a su público

El público es el protagonista en esta situación extraña de Pasapalabra

Todos ellos utilizan la mascarilla para evitar contagios en el plató y están separados, manteniendo la distancia social, por Juanra Bonet, Arturo Valls y Roberto Leal, que son los personajes que lucen acartonados entre la primera parte de este público presencial. Sin embargo, los espectadores de casa han notado algo extraño en ellos.

En efecto: ¡las mascarillas! Porque que en los últimos días, una imagen de Pasapalabra está dando mucho que hablar. ¿La razón? Parece sacada de una película de terror. Esto es porque los usuarios han compartido unos pantallazos del programa donde, a pesar de que la periodista Verónica Sanz aparece en primer plano, el público es el protagonista.

Pasapalabra
Las mascarillas del público de Pasapalabra crean mal ambiente

Las bocas en las mascarillas que tiene el público distorsiona totalmente la cara

A estos le han llamado la atención principalmente las mascarillas que lleva el público y que podrían protagonizar la siguiente entrega de La Purga. “Peli de terror sobre el público con mascarilla de Pasapalabra“, han escrito en la red. Y no es para menos, sobre todo viendo que el espacio quiere seguir siendo apto para toda la familia.

En ello se han visto que las imágenes de las bocas en las mascarillas que tiene el público distorsiona totalmente la cara, creando una imagen de terror que le quitaría el sueño a más de uno. Sin duda, las mascarillas de Pasaplabra están dando mucho juego… también más allá de El Rosco.

Precio Justo Cuatro