Tremendo vicio de Pepe en First Dates echa para atrás a su cita

La cita iba de mil maravillas hasta que surgió la pregunta cumbre que arruinó todo

La cita entre Pepe y Elena empezó de lo más agradable, y todo vaticinaba una conclusión feliz en First Dates. El primero en llegar fue el comensal, el cual confesó ante las cámaras del programa, que su ilusión era salir del restaurante con alguien. Su soledad ya se había prolongado bastante tiempo y era el momento justo para acabar con su soltería.

Por otro lado la chica también buscaba una persona agradable con la cual compartir hasta la cita más simple. la primera impresión fue positiva y agradable para ambos, desde el momento que se vieron, ambos tuvieron el presentimiento de que todo saldría bien. Sin más espera, los dos comensales siguieron a la mesa para descubrir que pasaba.

First Dates Pepe
La cara de Elena al saber que Pepe fumaba, por poco y la cita acaba ahí.

En la mesa la química entre Pepe y Elena siguió creciendo y el ambiente fue bastante agradable en First Dates

Ya en la mesa y en compañía de unos ricos platos, ambos intercambiaron datos más relevantes, como gustos, aficiones, pasatiempos, ideologías etc. Lo bueno fue que la mayoría de aspectos, las tuvieron en común. Las miradas entre ambos en los momentos de silencio, ya revelaban como iba a acabar la cita.

Antes de acabar la cena, ambos jugaron el raspa y pregunta, un dinámica de tarjetas, donde el comensal rasga y aparece un interrogante. En esta ocasión, Pepe le preguntó a Elena ¿Dónde me llevarías en la próxima cita? La chica primero soltó una risa y luego respondió que Alcalá. El hombre respondió de manera positiva, pues no conocía dicha ciudad.

El detalle de Pepe que por poco arruina la cita en First Dates

La velada iba excelente, ya solo faltaba algunos detalles para firmar la segunda cita, cuando en un momento Pepe preguntó a la chica. ¿Tu fumas? ella le respondió de manera enérgica con un rotundo no. Elena le devolvió la pregunta a lo que el comensal no lo negó. la complutense agregó “Odio el tabaco con todas mis fuerzas”.

Al ver que la cita iba por buen camino pero que estaba a punto de arruinarse, Pepe sacó un as bajo la manga. “Bueno, sí eso, lo dejo, no pasa nada”. La chica quedó más tranquila y ambos procedieron a responder si querían tener una segunda cita o no. El comensal empezó diciendo que si, pues aún faltaban detalles de ella que quería saber. Mientras tanto Elena en medio de risas nerviosas también aceptó, pues se lo pasó increíble.

Secret Story Sandra