El galés cuenta con tres juegos, en los cuales debe convencer a entrenador, afición y directiva de seguirle confiando

Una semana nefasta para Zidane la que acabó de terminar, no estaba en los planes de nadie tener que enfrentar tantas lesiones como al final ha sucedido. Hazard, Marcelo y Bale, el último eslabón en la oferta de soluciones en el frente de ataque. Y aunque éste último la tiene complicada, al final ha terminado reinando la paz.

De todos es el que más rápido se ha recuperado, y es por lejos el que tiene todo para liderar la zona de mayor influencia y en tres juegos que son vitales para las aspiraciones del club esta temporada. Después de la tormenta la calma reina, y tal parece que este es un buen momento para recibir palabras de aliento.

Gareth Bale

Se viene nada más ni nada menos que la definición del grupo en la Champions, frente a Brujas y en Bélgica, el juego del fin de semana ante Valencia, y lo que viene, el 18 de este mes, en el Camp Nou ante FC Barcelona. Éste último de lejos el más importante, es el clásico de clásicos, y aparte existe en juego más que 3 puntos, está en juego el prestigio y el liderato de LaLiga.

Zidane le deja todo en sus manos

Está visto que para resurgir se necesitan dos cosas, la primera el apoyo de los jefes, y la segunda dar todo de sí. Por eso Zizou le ha dicho que tiene tres juegos de alta tensión para cambiar la percepción general de la gente, para ganarse el puesto, y para darle al club todo por lo que le han fichado, triunfos y títulos.

Por ahora el cuerpo médico ha emitido su más reciente dictamen, el jugador está en óptimas condiciones y de hecho ya se ha entrenado a la par del resto de la plantilla. Las condiciones están impuestas, y solo dependerá de Bale, que a sus 30 años siga demostrando vigencia, calidad y esas características que nublaron la vista de todos en el mundo, su pegada y el gran despliegue.

Zidane/EFE

Confianza en pleno, motivación y buen fútbol, a eso se apega Bale y el cuerpo técnico de cara a lo que se viene. Una muestra real de que lo que se va a enfrentar es serio, y cuenta con todos los pergaminos del caso. Todo está dicho, la gente evaluará, pero el grupo está a pleno, el objetivo es volver a tomar el control de todo, Liga y Champions.