El troleo de una cristalería de Madrid a un seguidor “colchonero” recorre la red