Se agota el tiempo al conjunto manchego para reforzar su delantera

El Albacete Balompié, tras estar muy cerca del sueño de subir la pasada temporada, quiere volver a enchufarse al ascenso con un fichaje de relumbrón que potencie sus opciones. Se busca un socio de nivel para Roman Zozulya y el Getafe CF, con el tapón enorme en la delantera, puede ser de gran ayuda. Enric Gallego es el elegido.

Porque Pepe Bordalás tiene muy claro que sus tres delanteros más eficaces son Jorge Molina, Ángel y Jaime Mata. Entre los tres se reparten gran parte de los minutos. Aún así, ya intentaron con Sergi Guardiola tener un cuarto espada, que no fructificó. Y tras mandarlo al Valladolid, Bordalás volvió a pedir un cuarto delantero.

En este caso vino Enric Gallego, que tras el descenso de la SD Huesca se quedaba muy a tiro. Pero, al igual que sucediera con Sergi Guardiola, el gigantón tampoco ha sabido ganarse un sitio, seguramente no por demérito propio, sino más bien por el increíble estado de forma de sus tres compañeros.

El Albacete tiene un plan potente

En la Liga SmartBank estamos viviendo un año marcado, una vez más, por la tremenda igualdad existente entre todos los equipos. El Albacete perdió gran potencial con la marcha de Febas, Bela o Álvaro Peña, sin embargo, sigue manteniendo una plantilla sólida que logra mantenerse muy cerca del playoff.

Por eso, superada la primera mitad de temporada, en el conjunto manchego tienen el plan de reforzarse para luchar nuevamente por disputar el playoff de ascenso en junio. Para ello, es indispensable encontrar un socio de nivel para un Roman Zozulya que este año se encuentra muy solo y solo ha podido hacer tres goles.

Zozulia

En esas ha aparecido el Getafe CF con la oferta de cesión de Enric Gallego. José Bordalás no quiere que a su edad, el veterano delantero se estanque definitivamente, por lo que lo quiere en un equipo de Segunda División donde ya demostró con el Extremadura tener tomada la medida a la categoría. Pero deben darse prisa. Jorge Molina está empeorando su rendimiento y todavía puede cambiar de opinión Bordalás.