Un discurso contundente que cuestiona el modelo de Llorente