La oveja negra del madridismo regresa al Bernabéu

Luis Enrique en su pasado como madridista y como culé: Agencias.

El fútbol es paradójico. Por una parte, pasas de la idolatría al olvido de la noche a la mañana; por otra, la memoria futbolística nunca olvida y menos, a los traidores. En el caso de los dos grandes de España, dícese de estos últimos al madridista que se marcha al Barcelona y viceversa.

Este sábado, el Real Madrid recibe en el Santiago Bernabéu al Celta de Vigo. El morbo recae en que el entrenador de los gallegos es Luis Enrique, uno de esos jugadores que en su día le faltaron la lealtad al escudo del Real Madrid cambiándolo por defender la camiseta del eterno rival. El asturiano es consciente de que no es precisamente la persona más querida en Chamartín.

El público del Bernabéu suele recibir con los brazos abiertos a sus ex jugadores siempre y cuando hayan salido estos por la puerta grande. La última vez que se produjo una pitada a un ex madridista fue a Robinho cuando se enfrentó a su antiguo equipo disputando un partido de Champions con el Milan en el curso 2009/2010. ¿El motivo? El delantero brasileño salió de muy mala manera del Real Madrid e incluso llegó a tontear con el Barça.

Betis Marc Roca