Un quinteto titular de caístas en La Romareda