Un secuestro que cambió a Quini