Un Sevilla-Almería para recordar a Puerta y también al bético Miki Roqué