Un Sevilla de descenso fuera… y de Champions en casa